martes, 24 de junio de 2008

Importancia de hacer poesía y el papel de un poeta con un poco de enfoque social

Dentro del campo de la literatura me atrevo aseverar que el género literario que más predomina en una publicación es la poesía (dentro de esta localidad que es Guadalajara y que está compitiendo fuertemente con el D. F.) ya que de ésta parte el sentimiento, las vivencias del autor y de alguna u otra manera ayuda al obrero, a la ama de casa, al joven ilusionado a olvidarse de su realidad por un momento; lo hace suspirar y lo traslada a un mundo utópico pero necesario.
Hablar de lo poético en un proyecto de diversos autores y variados enfoques, puede parecer como un punto de expansión con diferentes pensamientos. Sin embargo, en esta concepción se pide tomar un poco de conciencia de la realidad social, de que el momento vivido por el escritor, es tan importante para trasmitir este agregado de una reflexión crítica sobre las opiniones populares, poéticas y de los ancestros que es de donde se despliega una verdadera gama poética.
Cuántas veces hemos escuchado algunas frases populares como: “debajo de cada piedra encuentras un poeta; levanta una piedra y encuentras un poeta;, aquí nacen los poetas como las flores, los poetas nacen no se hacen” Y también nos encontramos con frases poéticas como: “Los poetas llegan con el vaho de la madrugada; Los poetas nacen al despuntar el alba; los poetas son bienaventurados porque están locos; son seres indefensos en la plenitud de sus versos; los poetas llegan sigilosos al último rincón del corazón humano”. Sin embargo, no podemos hacer una distinción entre poetas hombres o mujeres ya que de ambos mana un caudal de ricos versos volcados de sus sentimientos. Y estas frases nos llevaría a la conclusión de que un poeta hombre o mujer es especial y tiene una gran necesidad de gritar lo que trae dentro.
Un escritor dice que cuando nace un poeta nace una flor y cuando nace una flor y una flor por su parte los antiguos dicen que es una mariposa sonriente de esta manera llego a una conclusión de que un poeta=flor=mariposa sonriente. El poeta es sumamente sensitivo al igual que la flor, Ambos destacan su belleza de forma natural. La diferencia sería que la belleza de la flor es efímera y la belleza de la poesía del poeta puede ser eterna siempre y cuando éste trabaje con disciplina y ahínco. Al pasar a la etapa en donde el poeta es flor y la flor a la vez se convierte en mariposa sonriente allí vemos la gran sabiduría de los antiguos ya que para ser poeta no basta hacer un poema excelso, sino mantener esa grandeza en cada uno de los versos; en cada frase en cada búsqueda incesante del yo interno. Al convertirse el poeta en una mariposa sonriente debe darse a un público cualquiera, ya que éste en su mayoría benévolo desea salir de mundo cotidiano y la poesía es todo eso.
Es muy grato presentar esta ponencia que me apasiona y enamora verdaderamente. La creación literaria enfocada a la poesía ha sido la cuna de la ensoñación de mi vida, cuyo anhelo se ha fortificado a través de diez años. Tres encuentros de poetas (Zamora, Michoacán.) en los que he participado como lectora de mi obra. Un encuentro en Uriangato, Guanajuato; otro en Salvatierra Guanajuato, otro en Tuxtepec, Oaxaca, otro en Tepic Nayarit, y en Chapala Jalisco. Además de un maravilloso Encuentro Internacional de Mujeres poetas, han marcó mi vida de gran manera dentro de la creación literaria. Este último Encuentro marcó mi vida puedo asegurar que mi objetivo se fundamentó ya que es contribuir al enriquecimiento de las lenguas vivas, puesto que los lingüistas aseveran que ya son lenguas muertas. Rescatar esas voces, sonidos y palabras que aún están esparcidas en el aire aglomerarlas es mi principal interés. Al igual, como mariposa sonriente espero que este vuelo dure más y se herede a futuras generaciones quienes cuidarán del tesoro de la poesía viva, de esa poesía que aflora todo un río de sentimientos.
Por otra parte, el ser dirigente de una revista de corte bilingüe (Lenguas vivas-español), y en donde predomina indiscutiblemente la poesía. Tener el contacto con otros grupos de lectura de poesía o revistas dentro del país y fuera, hace que las relaciones cibernéticas –aunque suene un poco irónico- sean más humanas. Veo claramente que en la sociedad hay una gran necesidad de salir de elites impuestas por grupos intelectualistas.
De aceptar y ayudar aquellos que por una u otra razón no tuvieron la formación que se tiene en la carrera de Letras Hispánicas, Contemporáneas, o Españolas cualesquiera, pero más que nada hay que fomentar la cultura y la lectura a los jóvenes preparatorianos, quienes serán el futuro de México.


Berónica Palacios Rojas, Guadalajara, Jalisco
30-07-06